Conocimiento, sonoridad, amor, memoria: Ikram Antaki

A la memoria tendrán que visitarla la poesía y la intimidad para volverla real, tierna, reflexiva, crítica, heredada.

A los dolores generacionales y sus desgarramientos tendrán que redondearlos la dignidad de la enunciación y el recorrido que recoge, interpreta, reformula y se abandona hacia el futuro que no se conocerá.

El recorrido por el dolor íntimo, transferido, y por las formulaciones complejas de la vida hacia la construcción de una identidad se llama novela, es literatura.

“Mi verdadera memoria comienza en el año 1915, año de mi llegada a Alepo. Era yo entonces un hombre aún joven, nacido en Antioquía. Me llamaba Lutfallah. Salvo Aristidi, que nacerá en la nueva ciudad, todos mis hijos viajaron conmigo. En el camino he perdido un pergamino que mi padre me legó, después de recibirlo de su propio padre. Tenía dos firmas casi borradas. Era mi título de propiedad sobre la ciudad. Jamás volví a verla”, escribe en simulación de personaje la siria Ikram Antaki, quien migró a México en 1975 y permaneció en el país de Alfonso Reyes y Rosario Castellanos hasta su muerte, en el 2000, en su novela El secreto de dios, publicada originalmente en 1992 y reeditada por Random House en el 2015, de relativo fácil acceso en las librerías.

HILO9DIC3

El secreto de dios es una recuperación en clave de paralelismo de su historia personal, extendida hacia el pasado imbricado de una de las regiones más complejas del mundo: el Levante, donde hoy persisten los conflictos de Líbano, Siria, Irak, Palestina, Jordania, Israel, Turquía, Egipto. Donde confluyeron la cultura árabe, recolectora de mundos, de las inteligencias persa y griega, y las voracidades blancas de la Europa cruzada, cristiana, globalizante y detonadora de dos guerras mundiales, cuyo peso y planeaciones verticales siguen determinando al mundo.

“En toda la literatura, en todo lo que los hombres logran escribir y que merece pertenecer a la literatura, existen únicamente dos temas: lo que pasa afuera y lo que pasa adentro. Es decir: el mundo y el alma. Y todos los temas serán finalmente parte de estos dos. Si logras juntar los dos con maestría, serás partícipe de la literatura. Si no, siempre faltará algo”, le dice el patriarca Lutfallah a su nieta, Umaya, trasunto de la misma Antaki, una pensadora dedicada a la divulgación de las ideas y los protagonistas más importantes de las civilizaciones islámica y occidental: Aristóteles, Al Jahez, Abelardo y Eloísa, Karl Marx, Sócrates, Abu Nawãs, Jesús, Sócrates, Galileo, Cervantes, Herodoto.

HILO9DIC4

Intimidad revelada bajo la luz de la gravedad del mundo, confesión de las tensiones, las pusilanimidades, las renuncias, los heroísmos, las inteligencias, los enriquecimientos, las gratuidades de una familia que defendió a los armenios del exterminio turco en 1915; que se dejó aplastar por la envidia, la pereza, la ambición, la estulticia; que buscó ejercerse en el erotismo y en su abandono, en el persistente amor, en el debate de pasión invernal, en la admiración por las lenguas francesa y rusa y sus literaturas, en el pensamiento que permite el griego; que duele porque respira y que desarrolla la expresión de su identidad en el exilio o la renuncia a las elocuencias de las heredades.

Divulgadora, maestra, comentarista en compañía del cronista Ricardo Garibay, el ingreso de Ikram Antaki a México alimentó al país de manera impagable, como lo hicieran unos 35 años antes los filósofos y escritores republicanos aterrizados en el país tras el golpe de estado franquista: María Zambrano, José Gaos, Wenceslao Roces, Luis Rius, Pedro Garfias.

¿Y cuál es el secreto de dios? El poder o el conocimiento. La sabiduría elástica, indagatoria y tenaz, omnímoda. O la mortalidad: el instante que permite erguir la pregunta y, aunque persiste mil años, luego se desvanece.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s