Pobre Estados Unidos, tan cerca de dios y de Estados Unidos

Aunque es una tragedia humana, el ataque a las Torres Gemelas del 11 de septiembre de hace 17 años desbordó también una notoria, obvia y mórbida satisfacción entre diversos países y testigos del mundo.

Y es que, si bien las víctimas del atentado son inocentes, ¿qué motivos tendrían para odiar a Estados Unidos en Nicaragua, El Salvador, Chile, Irán, Palestina, Kuwait, México, Cuba, Corea, Vietnam, Venezuela, Afganistán?

¿Por qué no te comes el cereal del elefante Melvin y listo?

TORRES

Además de su prepotente despliegue militar en el globo, con documentados abusos a derechos humanos en Guantánamo y tantos otros lugares, EU ejerce una manipulación cultural e ideológica permanente en la búsqueda de dominar en lo político pero también en lo afectivo, lo emocional, lo interior, lo inconsciente y la estructura íntima de valores de las otredades de pronto anuladas bajo la uniformidad y el griterío autorizado.

Fabricante de mitologías como su Súper Tazón, sus premios Óscar, la temprana consagración de Jennifer Lawrence o la reproducción eficaz de la carita de Ryan Gosling, además de un espionaje generalizado a los habitantes del siglo XXI a través de empresas de comunicación como Facebook, Google, Microsoft y Mac, desde que EU se asumió rector planetario articula una propaganda cultural amplia para ejercer el control de conciencia y para planchar facilidades en sus negocios, sus invasiones, sus saqueos, sus imbecilidades, sus ignorancias, sus creencias, sus agendas políticas.

En 2007, la analista Susan George, gringa nacionalizada francesa desde 2004, describía en un libro las múltiples estrategias con que los neoconservadores han empobrecido hasta márgenes históricos la vida de las mayorías estadounidenses, a través de un bombardeo de intenciones en el congreso, los centros educativos, las vidas cotidianas, y de la normalización de sus intenciones de despojo.

BUSH

Cúpulas empresariales y agendas cristianas enemigas de la lenta lucidez de la filosofía, avanzan contra los derechos sociales, la evidencia científica y el pensamiento crítico con maniobras de millones de dólares anuales, algo que la izquierda en oposición está lejos de comenzar a hacer o de entender siquiera que opera con tal contundencia, ironiza George en El pensamiento secuestrado: cómo la derecha laica y religiosa se han apoderado de Estados Unidos, publicado en español por Icaria.

Enfermarse o ir a la universidad hoy son hechos impensables para las clases desfavorecidas, luego de que políticos activos se han asegurado de convertir la salud y la educación, el acceso a la mínima estabilidad, en un negocio sí o sí.

“Estados Unidos era un país donde, en una sola generación, niños pobres o inmigrantes podían saltar las vallas que separaban la clase inferior de la media. Un solo salario era suficiente para que una familia viviera con dignidad y la educación proporcionaba la vía para «avanzar y subir».

“Ésa era se ha terminado hace tiempo. Hoy, Estados Unidos recuerda cada vez una sociedad feudal en la que los privilegios son hereditarios y la mayoría de las personas permanecen atrapadas en la clase en la que nacieron”, escribe George.

El triunfo de Donald Trump sorprendió hasta el desaliento a millones de seres humanos, quienes quizás estimaban incomprensible que un explícito agresor de minorías y contrincantes ganara la simpatía de tantísima gente, pero el escenario para que ciudadanos apoyaran esas vilezas de forma masiva y aparentemente voluntaria se ha fabricado durante décadas, revela la autora.

NRA

Querríamos que un mundo así de agresor y ventajoso, explotador y esclavizante, absurdo y estúpido, fuera imposible.

Pero la armonía no surgirá por juntar los vagos efluvios espirituales de los buenos deseos, sino que hay que contrarrestar a la derecha con esfuerzos equivalentes inversos: trabajar con una gama amplísima de estrategias para divulgar el derecho abierto a las ideas, a la consagración de la creatividad, al reclamo laboral, a la justicia social, al intercambio humanizado de emociones, bienes, oportunidades, experiencias, antojos e improvisaciones.

Es la muerte o salir volando, como dejó anotado en algún libro el argentino francés Julio Cortázar.

Este texto fue originalmente publicado en Fusión México.

Imágenes intervenidas por Miguel Mondragón.

Foto principal: tomada de la National Rifle Association.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s