Reclamando

No me dirás qué sentir.

Yo siempre te daría la mitad más grande de la torta. Se entiende, ¿no? La sopa de la vinculación.

Me emociona la oportunidad de brindar. Hay una ética del rechazo, es no querer tomarlo todo cuando se sabe que se daña todo. 

La posibilidad de rebasarse con voluntad, musculatura, saliva y apoyo, «inadecuada para expresar ideas». 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s