Se sigue adolescente

La inteligencia creadora es un retortijón que se extiende hasta romper el pino y dejarlo en cabras y bombones: luego, la lectora es la reunión arrodillada frente a la sopa de almejas, con lujuria, nostalgia, meditación y olisqueo impaciente.

A la tecnocracia se la critica con caricaturas. Todo en gramática es parcial, como que al sistema le gusta roer las patas de madera y masticar papel en vaso, mala travesura.

Cuelga una alfombra en la pared y el agujero lo propone la mente.

Esto es apenas una salutación en víspera de faldas: salmuera por venir.

El cine exige muslos bajo una lluvia en sepia, hinchándose por intervención de lupa y apetito. Ojitos absurdos apelando al grumo de la niña transversal y concéntrica, expansiva y diletante, floja como los cocos.

Sólo se habla de amor con las macetas.

Escribir pensando se ve mal.

Musicalidad es cosa de purépechas.

Emoción y cariño hasta en la axila.

Casi no aparecen caballos en este libro.

Hasta la alondra respeta sus piojos.

Ama a tus amigos como si fueran dibujos.

No sé si apasionarme a la sombra del labio, esta pluma sólo tiene trece colores.

Hoy es el día más hermoso de mi cerrazón en tierra.

1 Comment

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s