Las virtualidades controladoras: Welt am Draht (1973)

Fassbinder anti-Fassbinder. Imposible y permanente dinámica de un gordo terrible, en lo mejor de sí, desde sus cumbres, siempre en contra de sí mismo. Una película fassbinderiana y única al mismo tiempo, fuera del marco de su trabajo, y dentrísimo. La inmensidad de la invención tecnológica, convertida flujo desde la inteligencia teatral del montaje del gran director bávaro. Sin la prepotencia todavía humilde de la primera Star Wars (1977), en cambio, la magnanimidad de la imagen, la dinámica versátil del encuadre, del cierre en torno al rostro actoral —muchísimas veces, para concluir escena; muchísimas veces, detrás de algún tipo de pantalla: ventanas, espejos, mesas traslúcidas—, la cámara que se pasea en trescientos sesenta grados cuidadosamente vigilados para aterrizar en nueva inclusión de los protagonistas, la persistente sinuosidad de un color escenográfico siempre artificial y elegido, que, de alguna manera, interpreta como futurista el minimalismo geométrico y estricto de la modernidad de fibras sintéticas y procesos industriales múltiples, dan a Welt am Draht una solvencia cinematográfica exquisita.

Fassbinder
El bávaro realizador total Rainer Werner Fassbinder (centro): escritor, actor y director de más de una treintena de películas, quien produjo en absoluto frenesí hasta que se le paró el corazón. Imagen tomada de imdb.com

El asunto narrativo comparte espíritu con las grandes interrogaciones de la ya clásica Sci-fi cinematográfica, de Solaris (1972) a Alphaville (1965), sin dejar a un mucho más propositivo y liberador George Lucas, esta vez sí anterior al experimento de Fassbinder, con su THX 1138 (1971): en la inmensa aspiración automatizada de los regímenes totalitarios, ¿qué expresión poética de unicidad cantante le es concedida, antes del quiebre programado, al individuo?, ¿cuál es la posibilidad del amor en las sociedades de la híperconciencia mecanizada y la estricta identificación numérica con fines de cálculo macroscópico, en beneficio de determinaciones siempre satisfactorias de acuerdo a los parámetros del mundo colonialista y sus explotaciones configuradas hace ya varios siglos: la especulación económica, la distribución fáustica de la riqueza procesable, la facilitación de los procedimientos explotadores?, en la más inimaginada evolución de las realidades artificiales, la voluntad de la máquina, la fabricación programada de deseos y el anhelo filosófico de libertad, ¿cuál es el fingimiento y cuál la certeza de que el mundo existe? ¿Qué, digamos, entona al ser y le otorga sus cualidades sentimentales y humanas definitivas, transferibles, educadoras, constructivas, sensacionales?

Cinematografía detallista, que sugiere el imperialismo de los objetos desde la pulcritud de sus imágenes arquitectónicas, la ubicuidad de las gestualidades del diseño modernista, la saturación de colores artificializados.

Welt am Draht surreal
Entre la abultada filmografía de Fassbinder, que exploró variedad de estilos cinematográficos y dramatúrgicos, destaca esta pieza de ciencia ficción como ave rara. Imagen tomada de imdb.com

Ahogo desafiante, sentimentalidad fracturada, la posibilidad de la seducción sexual tierna en mitad de la persecución estatal, el ahogo sistemático y la disolución de la amenaza consciente. Final, riente, explosión de la certeza en el cómodo marco del espectador, recipiente evaluador sin embargo difuminado.

La inmensa cara de la angustia que Fassbinder, casi en su totalidad a ras de piso, inclusive en la amplitud de sus observaciones históricas, se ha esmerado en retratar desde su cine insultante y deprimido, cede aquí a la labor de un discurso despersonalizado del gran eje del bávaro genial: su propio yo, desproporcionado, egotista, demoledor por atinadísimo. El director, en verdad, trabaja la obligación de transimitir la angustia ficcionalizada de otro: posibilidades de subjetivación en medio de un panorama controlado.

Delicia agobiante de cine alemán, forma estilizada de un concierto exterior y vigente: la política, el poder, la planeación vertical, anulan.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s