Manita de puerco

Mientras tú amabas, yo estaba escribiendo. Tú viviste, a mí me dejaron guardando la lluvia. Nuestra dote es un millón de frases captando el mundo: la yegua babea para que perezcas.

Hay una ternura que vendrá. Mientras tú hacías el amor, yo soplaba un crucero lleno de flores, todo embarazado para ir a recostarse en tu cadera, cazuela de dios, luna de los espaguetis, rumor del chivo.

Se me acaba la esperanza contemplando una cubeta con miel. Todo sucede.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s